Este es el mejor testimonio de que un hombre está hecho a la medida de sus sueños, él a los 18 años con un proyecto de vida en desarrollo y cuando todo apuntaba a que su destino era el fútbol, pierde la movilidad de sus piernas y debe transformar todo para hacer realidad con las manos, lo que soñó con los pies. Los invito a leer la historia.

Mas información